lunes, 27 de febrero de 2012

La loteria de los penaltis no sonrió al Cardiff City

El Cardiff City perdió ayer la final de la Carling Cup ante el Liverpool después de caer 3-2 en la tanda de penaltis.

El conjunto galés jugó un gran partido de fútbol y peleó en todo momento de igual a igual con el equipo de Anfield Road. El Cardiff se adelantó en el marcador a los 19 minutos gracias al gol del irlandés Mason que definió muy bien en el mano a mano con Reina a quién batió con un tiro raso por debajo de las piernas.

En la segunda mitad el Liverpool empató el partido a la salida de un córner, el eslovaco Skrtel recogió el rechace de un remate al poste de Luis Suarez para empatar el partido en el minuto 60, con este resultado se llegó al final del partido.

En el minuto 108 Dirk Kuyt que llevaba sólo cinco minutos en el campo parecía acabar con la ilusión de los galeses al marcar el 2-1 con un disparo seco que sorprendió por el primer palo a Heaton. No fue así ya que a dos minutos para el final el defensa Ben Turner recogió un balón peinado por un compañero a la salida de un córner para batir con mucho suspense a Reina y llevar la locura a ese fondo teñido de azul por más de 40000 seguidores galeses.

La tanda de penaltis fue dramática y en ella se pudo comprobar la tensión del momento, el primero en lanzar fue Gerrard pero Heaton sacó una mano milagrosa arriba para detener el penalti. El primero en tirar para el Cardiff fue el veterano Kenny Miller, su lanzamiento tras engañar a Reina se estrelló en el poste. Llegó el turno para Charlie Adam que cogió mucha carrerilla y mandó con su pierna zurda el balón a las nubes.

El primero en marcar iba a ser el escocés Cowie que puso el balón arriba y lejos del alcance de Reina, 1-0 para los galeses. Dirk Kuyt no podía fallar y consiguió marcar engañando a Heaton. El francés Rudy Gestede quiso ajustar mucho su disparo y el balón se estrello en el poste. Los siguientes en lanzar iban a ser Downing para los reds y Wittingham para los galeses, ninguno de los dos falló y se llegó con 2-2  al último lanzamiento.

Glenn Jonhson no falló y toda la presión cayó sobre Antonhy Gerard ( primo de Steven ) que estaba obligado a marcar, el defensa inglés no estuvo acertado y su golpeo con pierna derecha salió directamente fuera.

Los galeses acabaron desolados lamentando su mala suerte pero deben tener la cabeza bien alta por el gran partido que jugaron y han de seguir trabajando para dentro de tres meses volver a Wembley para pelear por un puesto en la Premier League la próxima temporada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario