domingo, 14 de abril de 2013

Sin ideas en el césped, sin cerebro en la grada



Ayer se disputó la primera semifinal de la FA Cup, en un marco incomparable como es Wembley se dieron cita Wigan y Millwall, un partido para la historia ya que ambos clubs buscaban jugar su primera final.

En este blog he de reconocer que éramos un poquito más del Millwall por eso que es un equipo championship pero finalmente el que se llevó el gato al agua fue el Wigan que se mostró muy superior durante los noventa minutos y acabó ganando por 0-2.

Desde el primer minuto de juego el Wigan demostró que era el equipo Premier y no acusó la presión de ser el equipo favorito. El equipo dirigido por Roberto Martínez tocaba y tocaba el balón ante un Millwall muy limitado que se conformaba con esperar en su campo y intentar buscar alguna contra.

En el minuto 25 Arouna Koné recogió un balón en medio campo y tras realizar una gran jugada individual asistió a Shaun Maloney que en el mano a mano no perdonó y marcó el primer gol del Wigan. Con ese resultado y una superioridad insultante del Wigan se llegó al descanso.

En el segundo acto parece que se igualaron un poco las fuerzas y el Millwall intentó nivelar la balanza con un juego directo y muy físico, en la grada su afición celebraba cada córner como si fuera un gol. 

La historia del partido se acabó cuando el joven Callum McManaman liquidó a los Lions con el segundo gol que daba una ventaja definitiva al Wigan. Magnifica su definición tras regatear al meta del Millwall.

En los minutos finales el Millwall lo intentó sin éxito y el Wigan se limitó a dejar pasar los minutos celebrando su bien merecido pase a la final, Manchester City o Chelsea será su rival.

Eso en cuanto a fútbol pero por desgracia tenemos que hablar de incidentes en la grada durante el partido, la afición del Millwall se desplazó en masa a Wembley y más de 30000 personas arroparon a su equipo.

El comportamiento de una amplísima mayoría fue ejemplar pero como siempre ocurre cuando hablamos de hinchas del Millwall una minoría de radicales se dedicó a provocar disturbios en las gradas pegándose entre ellos, sí, entre ellos y enzarzándose con la Policía que velaba por la seguridad de los aficionados.

Como consecuencia de estos enfrentamientos se vieron imagenes lamentables en TV con muchos seguidores sangrando, puñetazos, peleas y lo que es más triste, niños/as llorando sin acabar de entender el por qué de estos actos violentos a escasos metros de ellos.

El jefe ejecutivo del Millwall Andy Ambler declaró a BBC que cualquier seguidor del Millwall que sea identificado en las imágenes de TV con una conducta violenta será vetado en The Den y se le prohibirá la entrada al estadio.

El capitán del Millwall Danny Shittu también mostró su repulsa ante estos acontecimientos dicendo que era muy triste hablar de violencia  en una semifinal de FA Cup. Además añadió que cosas como esas no deberían ocurrir porque era un gran día para ambas aficiones.

El secretario de la FA Alex Horne comentó que van a trabajar para identificar a los involucrados para que reciban el castigo que se merecen. Para terminar el presidente del Wigan Dave Whelan no acababa de entender por qué los aficionados del Millwall se pegaban entre sí, diez "aficionados" del Millwall fueron detenidos por estos altercados.

Una afición con un sector Ultra que es lo más violento con diferencia que te puedes encontrar en Inglaterra y que como ellos mismo cantan “No one likes us, we don’t care” (No le gustamos a nadie, pero no nos importa).

No hay comentarios:

Publicar un comentario